La necedad impone Dos Bocas pese a pronósticos adversos

0
58

La necedad impone Dos Bocas pese a pronósticos adversos

Por Manuel Gutiérrez

Sentí que el presidente,  inexorable en sus planes,  subió la apuesta al máximo, con todo su resto y lanzó los dados. La refinería de Dos Bocas, comenzó su camino, con augurios de 98 por ciento de puntos en contra y solamente un 2 por ciento de posibilidades de éxito, según el Instituto Mexicano de Competencia, en cuanto a viabilidad. Nace con pronósticos adversos, impulsada por la necedad.

De pronto, la 4T recordó al fifí Instituto Mexicano del Petroleo, y comenzaron a aparecer textos de que ahí están los científicos mexicanos, los expertos petroleros, listos para echar a andar el proyecto, pero inicialmente Instituto no recomendó el proyecto de Dos Bocas, y menos en Tabasco, por lo que fue ignorado y hoy ha resucitado.

Hoy eso se ha olvidado. Pero no la advertencia de otro instituto ninguneado por el gobierno mexicano, el Instituto Mexicano de Competitividad, IMCO, que el 9 de abril advirtió en su dictamen que rechaza el proyecto de hacer esa refinería. Hoy, el presidente historiador, siente que ha vuelto en el tiempo, a 1938 y que como un nuevo Cárdenas, va a lanzar a los mexicanos a una epopeya nacional  (o un empobrecimiento general) pero no es Lázaro.

Que orgullo, ingeniería mexicana, egresada de universidades nacionales, tecnología  y conocimiento de los Petroleros, todo ello dispuesto para una hazaña que figurará en los textos, como una segunda conquista del petróleo. Hasta para cantar el Himno Nacional, aunque  AMLO no lo canta por sus creencias cristianas.

Se apela a la ideología, al mito nacional: La salida inglesa del Aguila,  acercó a los texanos a enseñarnos a manejar el negocio. Así como enseñaron a hacer la revolución mexicana, discretos, cual sombras, pero omnipresentes en artillería, aviación, ametralladoras, en zapadores. Claro, se pudo abonar el acierto a los destacados petroleros mexicanos, nuevos héroes nacionales, para satisfacción del gobierno de los Estados Unidos.

IMCO considera que se arriesgan sin objeto 160 mil millones de pesos. La refinería de la India, que tanto admira Rocio Nahle, se realizó desde proyecto en 12 años, y fue terminada en su totalidad, por algunas de las trasnacionales que hoy declinaron realizar ese proyecto con el techo de 8 mil millones de dólares, algunas dijeron que 12 mil millones de dólares, y más tiempo, por eso no aceptaron.

Sin necesidad, pero ya lo comprometió el presidente AMLO, la obra debe estar terminada en 2022, en que se refinarán 900mil barriles de petróleo de la densa mezcla mexicana.

Los designados son dos novatos. La experiencia de Rocio Nahle en Braskem, filial de la “perversa” Odenbrecht,  no llegó a los niveles requeridos para dirigir esta obra. El  pasante agronómo, – hay dudas de su titulación,  Octavio Romero. En pugna ambos, hasta antes del magno anuncio- no son reconocidos en el mundo petrolero, como los más capaces de llevar al éxito el proyecto, sólo AMLO les tiene fe total, así afuera no les creen.

Si en estos días,  Forbes ha señalado nuestro descenso en 8 puestos en inversión extranjera directa, esta determinación colosal, hace ver a un gobierno que juega con altos riesgos. La suerte del peso, está en juego.

 No es la manera de convencer a los capitales extranjeros a invertir, en este año se destinan 50 mil millones de pesos para mejor la calificación de Pemex, -pero la determinación de que el mismo gobierno la hará ya le afecto-.

Ese dinero viene de los ahorros de dependencias, por ejemplo en Turismo, casi de un 80 por ciento de su presupuesto, otras como la de Alfonso Romo, llegan a casi el 90 por ciento. Los despedidos de Pemex, Salud, etc.  han sido sacrificados por la austeridad que va al petróleo.

Uno de los nuevos consejeros de la paraestatal, es el yerno de AMLO, Eduardo Beltrán, que ingresó para dar apoyo a Nahle, ya que los consejeros anteriores, de criterio independiente fueron retirados, para ser substituidos por incondicionales ideológicos, no técnicos.

El asunto, causó los siguientes efectos negativos en el mundo financiero internacional: Los Bonos de Pemex retrocedieron 0.64 por ciento con vencimiento para 2027 y los de  2047  bajaron 0.42 por ciento.

Moody´s, la calificadora que ha sido la más benévola en sus consideraciones a los proyectos económicos de AMLO,  reaccionó a la declaratoria de licitación de dicha refinería,  calificando de “estimaciones optimistas”.

Peter Speer,  analista de Moody´s indicó  que las firmas de construcción internacional,  consideran que el proyecto mexicano costará más de los 8 mil millones de dólares y tomará más de tres años. Exactamente lo que dijeron las compañías licitadas extranjeras, expertas en el tema.

Las empresas señaladas fueron recomendadas por Nahle y se consideraban las mejores, solamente las criticaron por dar recompensas a personajes de los gobiernos, que las han contratado.

Ahora bien, fríamente las disyuntivas no son emocionales:  El proyecto está en el Sur, en tanto que los grandes centros de consumo están en el Occidente, Centro y Norte del país, es la zona petrolera pero no la única, pero es la tierra santa de AMLO. Standart  & Poors, indica que la situación compromete la calificación soberana de inversión para México. Esas calificadoras que entienden razones poéticas.

Dos Bocas,  como puerto es menor, carece de calado suficiente para recibir grandes barcos petroleros, será otro de los urgentes y costosos trabajos a realizar ya que no tiene oleoductos.

La otra situación que se ha indicado como defecto, es la distancia, está lejos, mucho de los lugares necesarios para abastecer,  se plantea el uso de pipas, otro gasto. Calcule la distancia de Villahermosa, Tabasco a Monterrey o Guadalajara, o Ciudad de México.

Se cuestiona que la coyuntura tecnológica, en el mundo se inclina a a otras fuentes limpias de energía para transporte, generación de electricidad. La era del transporte eléctrico ya llegó.

La apertura de abasto de combustible, ya que no son los años del desarrollo estabilizador del pasado,  en que existía un monopolio de producción, refinación y distribución, también  juega en contra.

Ahora se habla de que serán más pequeñas,  dos plantas que formarán esa refinería. Los expertos han indicado que Pemex debe buscar el éxito en exploración y extracción, más que en refinación; no los escuchan. El Plan de Negocios, está pendiente y se espera mucho de él.

La Viabilidad financiera del proyecto, es clave. La inversión, puede distorsionar a México, ya que grandes  áreas del país, que generan producción, impuestos,  han quedado descubiertas, sin atención, ni proyectos claves en este sexenio. Sólo cuenta el Sur que ha padecido a Pemex y las distorsiones que alteran su vida, con una economía que se dispara por lapsos de abundancia y luego pobreza, inmovilidad, escases.

Destinar recursos del gobierno a una paraestatal, del discurso de la “autosuficiencia energética” compromete el presupuesto nacional, crea  nuevas presiones financieras y en tanto se agudizan carencias.

Actualmente se “reconfiguran” las otras 6 refinerías. Pero Pemex marco su raya de falta de tecnología y recursos, para explotaciones submarinas, y para algunos desarrollos que requieren alta y cara tecnología. De hecho, no opera sola, exclusivamente por mexicanos, en muchas de sus áreas, incluso la marítima.

Los inversionistas, están atentos ante bonos que pase lo que pase, en mercados extranjeros, pueden crear problemas en su cumplimiento, recuerden los bonos extranjeros del NAIM, el primer gran error. Fueron cobrados con premio en las Bolsas extranjeras y aún faltan.

Pero en México, ante un gobierno tan poderoso con su influencia  sujetando Congreso, Poder Judicial, partido monolítico, MORENA, y otros aliados, centrales obreras, atacando órganos autónomos de verificación, control o transparencia, ante un presidencialismo imperial, está jugando en contra de la certeza para invertir, sobre todo en los mexicanos, ya que no hay quién te pueda defender, ante ese Leviatán político.

Por en todas partes la inversión se reduce, los titubeos llegan, el mercado inmobiliario de CDMX retrocede ante la Sheinabum. Los proyectos de ley que afectan las principales empresas, están a la puerta, a veces como ocurrencias, en otras como propósitos serios… Así quien se arriesga.

 El Sector Público en tanto invierte en donde nada hay, todo por hacer y sus inconveniencias saltan a la vista. La economía no es emocional, aunque no es ciencia exacta, sus premisas técnicas, indican que las desventajas del proyecto, físicas, geográficas,  humanas, tecnológicas, lo comprometen. Dos Bocas, nace bajo presiones del mismo presidente en costos y tiempos,  y puede ser el segundo gran error  que afecte, no al poderoso AMLO, sino al peso, el otro fue el NAIM. Creo sigue el colapso del Turismo, ya señalado por muchos medios y sus expertos.  ¿ Y luego que seguirá?

 

Dejar respuesta