En Fiscalía General y Comisaría tapatía, pocos reconocen mandos

0
276

En Fiscalía General y Comisaría tapatía pocos reconocen mandos

Por: El Master

Da risa escuchar a elementos de la Comisaría de Guadalajara y agentes de la Fiscalía General del Estado de Jalisco referir sus opiniones respecto a sus ceros uno, a sus jefazos, los mandamases, los de arriba, el alfa.

Tanto Salvador Caro Cabrera, comisario de Guadalajara, como Eduardo Almaguer Ramírez Fiscal jalisciense son calificados de ineptos, poco confiables, arribistas en busca de otro cargo, de elección popular en el caso del primero o que lo coloquen en otro cargo en el segundo de los casos, en pocas palabras “son políticos y no gente que haya surgido del esfuerzo, del fogueo en la calle”, de ahí el poco, por no decir el nulo respeto que la llamada tropa le tiene a los que calientan estas sillas.

El Caro comisario

Algunos elementos tapatíos se acuerdan de la propaganda de Salvador Caro Cabrera “la ciudad necesita un presidente Caro”, refería más o menos su eslogan de campaña, al buscar la presidencia municipal de Guadalajara, la ironía de esta ocurrencia a decir de estos uniformados con los que se platicó (obvio que sin dar nombres, están inconformes pero no son tarugos para jugarse la quincena a lo wey) se sienten ofendidos por que su jefe, sin haber arriesgado un solo día el pellejo a deshoras en alguna de las colonias del oriente de la ciudad, tenga un reconocimiento en la nómina con un cheque de más de 41 mil pesos a la quincena, mientras ellos no llegan ni a los nueve mil y carguen con innumerables horas de desvelo obligado, cicatrices por enfrentamientos, mal pasados entre otras tantas medallas cotidianas.

“A uno lo desgastan con jornadas agotadoras, pierdes contacto con tu familia, llegas a casa todo estresado, todo te hace encabronar, los que la llevan son los hijos, la esposa, tratas de calmar las cosas lo logras pero es cuando tienes que regresar a la chinga. Sabes que el sacrificio te puede, te debe llevar a subir, recibir mejor paga, pero luego ves que tienes que ser amigo, compadre, achichincle de alguien para llegar, así está cabrón”, comentan en algún lugar cercano a los dos Templos, el reloj marca las 03:17.

Estos elementos están de suerte, por lo pronto los tienen guardando el orden o evitando el desorden de los parroquianos que son echados de los refugios para desvelados que abundan por la zona.

Los argumentos cambian y se ponen más rudos cuando la zona es Santa Cecilia, la Jalisco entre las 21:00 y las 04:00 horas.

“Cuál respeto a esos cabrones,  son puro culito, nunca los han visto por estos lugares, si vienen es porque es de día vienen con un chingo de compañeros para decir que todo está bien, pero no se la rifan como nosotros, a veces los cabrones tienen más poder de fuego que nosotros. Cómo quieren un respeto si entre ellos se están peleando por ver quién aparece más en Televisa, quieren ser candidatos en lugar de hacer una carrera entre la mierda y las órdenes.

“El comisario se disfraza de policía nada más, pero no le tiene el cariño ni respeto que se gana a diario en cada colonia, en cada barrio, es un lazo de sangre que se genera con el paso del tiempo ahí se gana el respeto nunca será por ocupar una oficina”, puntualiza fuera de un OXXO allá por el Batán.

No se despeina

El Fiscal tiene más problemas que sólo entrar a colonias populares, este político tiene bajo su responsabilidad la seguridad en todo el estado, para eso es necesario mantener el orden y la disciplina de sus elementos.

Costa sur de Jalisco, “ese chaparro (Almaguer) se la pasa muy bien en su oficina, refrigeración, custodiado por muchos agentes, nunca visita ninguna de las regiones calientes en Jalisco, se ve ridículo cuando se pone su chalequito, da ternura se disfraza de Fiscal, nunca le ha entrado a los vergazos de verdad y así quiere que lo respeten, está muy pendejo, el respeto se gana exponiendo el pellejo”.

Región Valles, para estos dos elementos las normas que quiere imponer Almaguer Ramírez sólo los exponen a sufrir ataques directos.

“Quiere que andemos sin polarizado en los vehículos, así es sencillo que nos reconozcan y nos den piso en estas zonas, dice que porque el ciudadano se queja de nuestro actuar, pues puede ser que tenga razón, reconozco que hay muchos que nos manchamos, se nos da la prepotencia, pero tampoco estamos para ser utilizados como excusa para que ellos salgan en medios (de comunicación) en nuestros sepelios, eso es una pendejada”.

Rumbo a Colotlán, se pregunta ¿qué es necesario para que lo consideren su jefe, que le den el respeto que el cargo debe de llevar?

Tras unas carcajadas, responden: “Que tenga huevos el cabrón, que se los faje de verdad en operativos, no desde su oficina en Calle 14, ahí ni se despeina ese peinado de Benito Juárez que tiene. Eso no lo vamos a ver, lo mejor que pudiera pasarnos es que ya se vaya de candidato, esto es trabajo de hombres no para políticos que nunca le entran a los madrazos”.

En ambos casos sin excepción alguna comentaron que se sienten entre dos fuegos, ambos protagonismos los han llevado incluso a enfrentamientos entre ambas corporaciones que para fortuna de todos no ha pasado a mayores consecuencias, más que empujones y gritos.

“Detenemos malandros, pero de nada sirve, fiscalía los libera y dicen que es por nuestra culpa, muchos de nosotros cuando somos requeridos en juzgados sabemos que vamos a perder el tiempo, pero los culpables somos nosotros, también es cierto que nos hace falta mucha capacitación en el nuevo sistema de justicia, estamos puestos pero no nos dan chanza de descanso como se debe, así no se puede aprender nada”, refieren elementos en bicicleta a unas cuadras de la Catedral.

Otra coincidencia que se escucha entre elementos de ambas corporaciones es la urgencia de que tanto Eduardo Almaguer como Salvador Caro, pida licencia para que se vayan de candidatos y reencaucen su carrera política dejando estos cargos para hombres o mujeres hechas en el servicio activo.

Para fortuna de Jalisco los tiempos electorales se acercan y es posible que sean escuchados los reclamos de los elementos, que llegue alguien que le sepa y no ande pensando en otro escalón de nómina.

Dejar respuesta