Crean material odontológico a base de huesos de cerdo y res

0
115
Foto: Especial

24 de agosto 2017.-Científicos del Centro de Física Aplicada y Tecnología Avanzada (CFATA) de la UNAM, campus Juriquilla, trabajan en un método para obtener biohidroxiapatita, con el objetivo de emplearse en odontología e intervenciones quirúrgicas de seres humanos.

La biohidroxiapatita, es un material esencial en procesos de regeneración ósea, por lo que el proyecto busca desarrollar a partir de huesos de cerdo y res, técnicas para conseguirlo.

El material es un tipo de biocristal duro formado por átomos de calcio, fósforo e hidrógeno, compatible con el humano, destacó el profesor del CFATA, Enrique Rodríguez García.

En entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), el investigador explicó que eligieron esos dos animales porque tienen la composición química más parecida al humano.

“Existe la hidroxiapatita química, que básicamente es fosfato de calcio, pero la humana tiene además magnesio, sodio, cloro y manganeso, que son fundamentales para la osteoconductividad y las propiedades fisicoquímicas del hueso”, apuntó.

Explicó que el proyecto es liderado por la alumna del doctorado en Ciencia e Ingeniería de materiales en el CFATA, Sandra Milena Londoño Restrepo, y plantea para el desarrollo de la investigación retirar el componente orgánico del hueso animal mediante rutas químicas, donde se haga un desgrasado y desproteinizado del material óseo.

“El otro proceso es térmico, incinerado de manera controlada a diferentes temperaturas. Lo que tratamos de obtener es la misma porosidad del hueso humano, no dejamos que la hidroxiapatita se cristalice sino que la dejamos policristalina”, indicó.

El especialista comentó que la hidroxiapatita, es la parte mineral del hueso, la cual se utiliza en implantes para regeneración ósea guiada. “Es decir, cuando a una persona se le extrae una muela queda el orificio dental, lo que podría afectar el desarrollo del periodonto, se podría colapsar”, comentó.

En la regeneración ósea guiada se introduce la hidroxiapatita para que el hueso crezca de manera natural, así, luego de cuatro o cinco meses se puede realizar el implante óseo a una incisión para retirar la parte del hueso y atornillar el implante.

El científico declaró que para la segunda etapa buscarán generar piezas y llevar a cabo experimentos biológicos en ovejas para hacer un comparativo entre los polvos comerciales y la tinta desarrollada en el centro de investigación.

Además, de un experimento clínico en humanos, donde se tendrá un grupo control con hidroxiapatita comercial y un grupo manejado con biohidroxiapatita que se trabaja en el CFATA de la UNAM.

Agencias

Dejar respuesta