Se dice fácil. El periódico se niega a morir

0
257

Se dice fácil

El periódico se niega a morir

Por: Guillermo Rubio 

Llegó la radio, después la televisión, y todos ponían fecha de caducidad al periódico.

Sin embargo, pasan los siglos, corren los años, ocurren graves crisis económicas, llega la tecnología y comienza una era digital en la que la inmediatez de la información arrincona al periódico y a esa forma de hacer periodismo en antaño: gastando la suela, investigando y persiguiendo la noticia… pero el papel se niega a morir y amenaza con reinventarse cada día para seguir en la pelea.

Hace falta ser audaz y decidido para seguir apostándole a los medios impresos en una época en la que vivimos sumergidos en un “mar de información” que llega a nosotros en instantes. En tiempos en los que la gente cada vez lee menos y se ha devaluado el valor del trabajo periodístico.

Se necesitan más empresarios y periodistas visionarios, que a pesar del momento económico por el que atraviesa nuestro país y la grave crisis que aqueja a los medios impresos, sigan impulsando y apoyando el periodismo de investigación, ese que nutre las páginas de un diario impreso con toda la riqueza de los géneros periodísticos.

Es una pena que después de poco más de 2 años y medio de ser leído en las calles tapatías, este miércoles 15 de febrero salga la última edición impresa del periódico Máspormás Gdl. Un diario que desde su llegada buscó ser diferente, privilegiando la investigación a fondo sobre la noticia fugaz.

El periódico debe seguir renovándose y adaptándose a los tiempos en los que le toca vivir. Debe seguir buscando esa conjunción y “fusión” con lo digital para seguir ofreciendo calidad y mayores opciones para mantener informados a los lectores.

La escalada en el precio del dólar ante la debilitación del peso, ha ocasionado que los costos de los insumos básicos para darle vida a un periódico, como lo son el papel y la tinta, se “disparen” y hagan de la impresión una misión casi imposible, tomando en cuenta las fuentes de ingreso de un diario, así como la nómina y otros gastos que se deben considerar para que pueda funcionar.

Tristemente, en los últimos años la perla tapatía ha sido testigo de la desaparición de varios diarios impresos importantes y de tradición en la entidad, como el Siglo 21, El Diario de Guadalajara, Por Escrito, El Jalisciense, Público, El Nuevo Siglo, el Ocho Columnas y La Jornada, entre otros.

El periódico se encuentra ante un reto difícil de vencer, pero estoy seguro de que los medios impresos seguirán sobreponiéndose a múltiples adversidades. Las rotativas seguirán imprimiendo historias para contarle a la gente y los reporteros y editores seguirán sintiendo esa adrenalina y estrés en las redacciones a la hora del cierre de edición.

Seguirán pasando los años, llegarán nuevas tecnologías, pero las plumas seguirán escribiendo más historias. Porque el periódico se resiste a morir… pues sigue más vivo que nunca.

Siempre habrá un loco que siga teniendo fe en los medios impresos y que siga invirtiendo en ellos. Así como lectores que gusten de disfrutar de una buena taza de café mientras toman con sus manos el periódico y se manchan los dedos con tinta, al tiempo que aprecian el olor característico del papel.

Sígueme en Twitter: @gmorubio99

Dejar respuesta